NUMERO 105 - Noviembre 2017

Opinión


 Mi opinión, no es la verdad

Mi perspectiva, tampoco la realidad

Mi fábula es eso, una fábula                      

                                     Ricardo Ricci, S.M. de Tucumán, 20 de octubre de 2017


Además de gratificante, tomarse una leche cortada con tortillas en este bar de frente a tribunales, resulta ser una experiencia esclarecedora. En él pululan los “Guardianes del Patrimonio”, los “Mercaderes del patrimonio”, los “Piratas del patrimonio”. A temprana hora de la mañana, acicalados en elegantes trajes a la moda, en vistosos vestidos floreados o trajes sastre de buen corte, deambulan a paso firme una rica variedad de pájaros de mal agüero. Aves rapaces de picos curvos y garras disimuladas bajo blancos puños adornados con gemelos, o bajo pulseras relucientes que cumplen con su misión de distraer eficazmente la mirada de los infortunados. 

El patrimonio, los bienes muebles e inmuebles, los derechos sucesorios de las partes, las propiedades urbanas y rurales, las escrituras, los depósitos en los colegios profesionales, tu parte, mi parte y la parte de ellos, son el contenido excluyente de las sesudas charlas que, en cada mesa, adquieren una aparente y solo aparente, singularidad.

Cada quien está convencido de ello, todos creen que su problema es único, que es la primera vez que ocurre algo por el estilo, que cada angustia es original y fundante de un mundo nuevo. Pues, lamento decirlo: no es así. Los gestores del patrimonio son peritos en disfrazar de inaugurales los senderos repetidos que luego desandan con hábil pericia. El proceso carece de originalidad, la burocracia judicial es anodina, sorda y muda. Se impone el tedio, perentorios tiempos de postergaciones infinitas, sentencias lerdas que apeladas convenientemente resultan eternizadas por mortales astutos. El patrimonio, el bendito patrimonio, los bienes fungibles, los derechos y los deberes, la abultada jurisprudencia a favor y en contra. La lógica argumentativa, la falacia encubierta y el error procesal, son las monedas de cambio en este mundo que se me antoja oscuro, cerrado y de rituales asfixiantes.

Todo es válido para que el patrimonio cambie de manos, aunque más no sea parcial y disimuladamente. El porcentual, el arreglo extrajudicial, la aquiescencia de los contendientes. Los justos honorarios ante tamaño compromiso en defensa de los genuinos intereses de los clientes, hacen naufragar los bolsillos más pudientes; precisamente, son estos últimos los atacados con mayor sagacidad. No hay piedad ante la indigencia, siempre se encuentra el modo de ser ‘justamente’ remunerado por tanta contracción al trabajo.

El cliente, ingenua ave indefensa ante tanto carancho, ve pasar atónito los números de artículos, incisos, códigos, mientras sus dineros se escabullen ante esa misma mirada. El imputado mira sin ver y oye sin entender a ese letrado verborrágico que exhibe interminablemente todas las posibilidades que tiene de ganar ese pleito, que de hecho “ya está ganado”, pero… Hay que esperar los tiempos procesales de modo que el susodicho sea convenientemente esquilmado.

En el caso remoto de una gestión exitosa, y una vez ‘pelado’, con su patrimonio enflaquecido cuando no ya ausente, el cliente agradece, con las manos juntas y una respetuosa reverencia, la valentía y el arrojo de ese abogado que se jugó por él. Una vez recibida esa ofrenda, el semidiós de la defensa, bajo el conveniente paraguas del secreto de sumario, se reúne con el fiscal y Su Señoría aquí, en la mesa de al lado, a tomarse un whiscacho y departir amablemente sobre las maravillas del crecimiento patrimonial.

 

Proveer de conformidad.

Será justicia.            

.

1

(*) Prof. Dr. Ricardo Teodoro Ricci • Médico Clínico • Especializado en Comunicación Humana y Sistemas Humanos • Titular interino de Antropología Médica (Grado) • Adjunto a cargo de Epistemología (Posgrado) Facultad de Medicina Universidad Nacional de Tucumán .