Intramed - Clínica-UNR - AMIR  
 
Reflexiones sobre las Segundas Jornadas Internacionales de Medicina Interna

Por Ramón Ferro (*)

 
 

 

 

 
 

El medio es el mensaje.

Herbert Marshall McLuhan

¿Cual es el motivo por el que los médicos celebramos reuniones? ¿Por qué se nos hace imperioso estar cerca de nuestros colegas? ¿Por qué los cafés, en los intersticios temporales forzados de la agenda? ¿Por qué los mates en las salas de médicos? ¿Por qué las salas de médicos? ¿Por qué las reuniones científicas?

El hecho de que necesitemos reunirnos suele pasarnos desapercibido porque, en general, a estas reuniones les adjudicamos objetivos definidos. Así, podríamos decirnos que nos reunimos para mantenernos actualizados informativamente. O, también, que nos reunimos para compartir nuestras experiencias usando ciertos instrumentos técnicos. O, sencillamente, que nos reunimos para aprender. Indudablemente que todo esto sería cierto.

Pero, ¿será también que la incertidumbre en la que vivimos sumergidos se nos hace intolerable y nos reunimos en términos de grupo de auto-ayuda? ¿Será que sometemos a prueba nuestra identidad en cada consulta, y necesitamos recordarnos periódicamente? ¿U olvidarnos?

Suele pasarnos que concurrimos a jornadas o congresos y que, esa necesidad de reunión con los colegas se va diluyendo en su transcurso, logrando que las incertidumbres de desvanezcan, los esqueletos se fortalezcan, los paradigmas se consoliden. O puede pasarnos que asistamos a reuniones que nos abran a reflexionar sobre las implicancias y magnitudes de la práctica de esta profesión.

En la Segunda Jornada Internacional de Medicina Interna, celebrada el 22 de octubre pasado, organizada por Intramed, la 1ra Cátedra de Clínica Médica y Terapéutica de la Facultad de Ciencias Médicas de Rosario y la Asociación de Medicina Interna de Rosario, hemos sido testigos y protagonistas de un evento de esa naturaleza.

Un ambicioso programa científico, heterogéneo en sus contenidos y plataformas, enriquecido desprejuiciadamente con espacios de reflexión sobre el existir médico y, por qué no, humano, constituyeron un ovillo posmoderno que recordaba, sin responder, la vieja pregunta sobre el carácter artístico o científico de la medicina.

Hemos escuchado conferencias de alta calidad científica y didáctica y, también, reflexiones de diferente impacto emocional que, por momentos, jaqueaban lo que ni siquiera nos preguntamos, por considerarlo de hecho. Nos ha quedado mucha información, y también algunas preguntas sin respuesta.

Mañana volveremos a nuestros consultorios, pasillos y salas, y trataremos de hacer lo nuestro de la mejor manera posible. Y quizás todo haga pensar que nada ha cambiado. O quizás, estas Jornadas nos recuerden, en términos de meta-mensaje, que todo puede ser, como mínimo, de otro modo.

Ramón Ferro

 


Medicina&Cultura agradece a Ary Kaplan Nakamura e Intramed
la generosidad de compartir su material fotográfico.


 

 
 
  (*) Ramón Ferro es médico especialista en neurología y co-editor de Clínica-UNR.org y Medicina&Cultura.
   
    Correspondencia a:
ramonferro@clinica-unr.org
 
 

 

 
 
   
  Versión web 2.0
Medicina & Cultura es un suplemento de Clínica-UNR.org
© 2007 - 2011 Todos los derechos reservados