Arte y Naturaleza humana

 
 
El significado del otro en Duelo a garrotazos de Francisco de Goya

Carlos G. Musso y Paula Enz (*)

 
 

 

 
 

El significado del otro en Duelo a garrotazos de Francisco de Goya (1)

En los artículos precedentes 1-3 hemos destacado la importancia que tiene para el médico asistencial el conocimiento de la naturaleza humana, así como el inestimable valor que el arte posee en pos de ese aprendizaje. En dichos artículos hemos analizado diversas facetas de la naturaleza humana, tales como el miedo, la ira, la sombra, la crueldad y la culpa. En esta oportunidad, abordaremos el tema del significado del otro a través del análisis de una obra del genial pintor español Francisco de Goya (1746-1828), titulada: Duelo a garrotazos.

La obra: descripción y análisis

En esta obra, la más colorida de las Pinturas negras de Goya, aparecen dos hombres enfrentados en una lucha encarnizada, cubiertos de sangre, enterrados en el fango de la discordia, bajo un cielo tormentoso, fiel reflejo de sus mentes perturbadas. Cada contrincante parece ser la imagen especular del otro, en una clara alusión a la paradoja de lo
que la imagen del otro representa: referente y adversario simultáneamente.

El ser humano nace prematuro, con una inmadurez neurológica que le da una percepción fragmentada de sí mismo (tesis), de modo que el niño trasciende dicha percepción a través de su identificación con una imagen externa que le dé una imagen unificada de sí, ya sea la propia, reflejada en un espejo, o la de otro niño (hermano, etc.). Esta identificación lo enajena pues, por un momento, se siente desdoblado en un “yo” que lo contempla desde otro, y un “yo” que es contemplado (antítesis). Pero luego logra desenajenarse cuando consigue forjar una imagen integral de sí mismo, obtenida desde la perspectiva del otro, al comprender que “contemplador” y “contemplado” son en realidad su mismo Yo (síntesis). Este juego dialéctico (tesis-antítesis-síntesis) está presente a lo largo de toda la vida de relación, y es la razón que justifica la importancia que la mirada del otrotiene para el ser humano. Se entiende entonces que la imagen del Yo es, en realidad, inauténtica, un mero artilugio para ocultar la perturbadora sensación primordial de fragmentación que es, a su vez, el viejo fantasma que se agita detrás del temor a la muerte, la que, con su retorno a lo inorgánico (descomposición), es la cruda concreción de la temida fragmentación primordial. Pero, resulta que, junto a la dialéctica del reconocimiento antes mencionada, viene adosado otro hecho trascendental para la vida de relación humana: durante la identificación con la imagen del otro, se filtra también el deseo del otro, a partir de lo cual resulta que el deseo del hombre es el deseo del prójimo, entablándose una lucha encarnizada por la posesión de aquello que es deseo original de uno y deseo importado del otro. Se establece entonces una rivalidad por aquello que el otro desea precisamente porque el otro lo desea, causa fundamental de los estériles conflictos que dividen a los hombres, los cuales se superan cuando estos poseen la suficiente madurez como para comprender que el deseo genuino de uno no necesariamente pasa por el deseo del otro.

Dado que esta dialéctica del reconocimiento está presente en todas las relaciones humanas, también impregna la consulta médica donde, a partir de lo antes explicado, se entiende que la importancia de la figura del médico reside no únicamente en el conocimiento científico-técnico que éste posee, sino también en ser la imagen esencial a partir de la cual el enfermo puede referenciarse y constituirse, ya no como un hombre enfermo sino como un paciente, hecho fundamental en el proceso de curación, y razón del concepto de la figura del médico como remedio (Balint).
A partir de este análisis, podemos concluir en que la obra Duelo a garrotazos,de Goya, brinda una excelente oportunidad para comprender la naturaleza dual de la otredad.

Referencias
Véase C.G. Musso, Paula Enz; Arte y naturaleza humana I. Rev. Hosp. Italiano de Buenos Aires; 2010;30(2):95-6.
Véase C. G. Musso; P. Enz; Arte y naturaleza humana I. Rev. Hosp. Italiano de Buenos Aires. 2010;30(2):97-8.
Véase  C.G.Musso; P.A. Enz; Arte y naturaleza humana I. Rev. Hosp. Italiano de Buenos Aires.2011;31(1):43-4.

Bibliografía
- Cooper JC. Diccionario de símbolos. Barcelona: Gustavo Gili; 2004.
- Corominas J. Breve diccionario etimológico de la lengua castellana. Barcelona: Gredos; 1999.
- Duri R. La fenomenología del espíritu de Hegel. Buenos Aires: Biblos; 2006.
- Freud S. Obras Completas. Buenos Aires: El Ateneo; 2003.
- Hegel G. Filosofía del espíritu. Buenos Aires: Claridad; 2006.
- Lacan J. Obras completas. [Buenos Aires]: Reunir; 2009.
- Ricart J. Grandes maestros de la pintura: Goya. Barcelona: Sol 90; 2006.
- Saura C. Goya en Burdeos. 1999 (film)
- Vallentin A. Goya. Barcelona: Losada; 1994.
- Weischedel W. Los filósofos entre bambalinas. México: Fondo de Cultura Económica; 1972.

(1) Este artículo fue publicado Revista del Hospital Italiano de Buenos Aires; Vol. 31;N°1;Junio /2011

 


 

 

 
 
 

((*) Carlos Guido Musso es Médico especialista en Medicina Interna, Geriatría y Nefrología Doctor en Medicina. Universidad de Salamanca. España (2011) Médico de Planta del Servicio de Nefrología. Hospital Italiano de Buenos Aires Docente de Nefrología de la Universidad de Buenos Aires y del Instituto Universitario Escuela de Medicina del Hospital Italiano de Buenos Aires Director de los cursos “Comunicación en Medicina” y “Semiótica Médica” del Instituto Universitario Escuela de Medicina del Hospital Italiano de Buenos Aires. Miembro del Comité de Bioética del Hospital Italiano de Buenos Aires y del Consejo Académico de Ética en Medicina Servicio de Nefrología, Hospital Italiano de Buenos Aires.

(*) Paula Enz


 
 
 
   
  Versión web 2.0
Medicina & Cultura es un suplemento de Clínica-UNR.org
© 2007 - 2011 Todos los derechos reservados