Ébola, víctimas, héroes y charlatanes | Segunda parte

 
 
Los remedios falsos y la ignorancia ilustrada

Por Daniel Flichtentrei. (*)

 
 

 
 

El terror de muchos, la irresponsabilidad y la codicia de unos pocos y la ignorancia de casi todos, han hecho proliferar remedios milagrosos. Conjuros y pseudomedicinas circulan a precios exorbitantes. Pero, el desconocimiento no es exclusivo de las regiones marginales.

Empresas internacionales promocionan productos “naturales” o suplementos alimenticios como agentes capaces de controlar el brote. La idea de que lo “natural” es siempre bueno, no sólo es absurda sino peligrosa. Sin embargo, la ideología de “lo natural” es cultivada de un modo casi religioso por amplios sectores ilustrados de los países ricos. No es ninguna novedad. Ya ha ocurrido -y asombrosamente sigue ocurriendo- con otras enfermedades como el cáncer o el SIDA.

Cada vez que se habla del Ébola en nuestro país, aparecen comentarios de quienes ejercen la sospecha como modo de pensamiento. Creen en una conspiración de la industria farmacéutica que dispondría de los remedios y de las vacunas, pero las esconden para generar un clima de terror y un mercado ávido de sus productos. La idea es absurda, pero amplios sectores de personas educadas lo sostienen aunque no puedan demostrarlo.

Pese a lo que afirman los conspiranoicos , no existe un tratamiento específico para la enfermedad. Las medidas de reanimación con fluidos, el tratamiento de las complicaciones y el soporte vital, logran reducir notablemente la letalidad. Unas pocas terapias sin licencia (no suficientemente estudiadas y sin aprobación de las agencias regulatorias) se han empleado con relativo éxito ante la falta de otros recursos (uso compasivo). Entre ellas, el “cóctel” de anticuerpos humanizados de ratón (“ZMapp”), demostró ser prometedor en los primates no humanos. Fue administrado a dos ciudadanos estadounidenses, quienes fueron evacuados recientemente de Liberia a Atlanta, y ambos pacientes han tenido una mejoría clínica. La evaluación preclínica de varias vacunas también está en marcha, y se prevé un suero desarrollado en los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. que entrará en un ensayo de fase I este año, en espera de una decisión de la Administración de Alimentos y Drogas (FDA).

Los unos y los otros

Mientras yo escribo -o usted lee- este artículo, cientos de personas ponen su voluntad al servicio de atenuar el daño en las poblaciones afectadas, abandonando la comodidad de sus lugares de origen, para ejercer la solidaridad aún a riesgo de sus propias vidas. Otros, investigan contra reloj para que la biología molecular les revele las claves del virus, sus puntos vulnerables a los fármacos y a las vacunas. Algunos, aprovechan la situación para vender falsos remedies, apelando a falsas creencias. En las calles de Meliandou o de Monrrovia, la pobre gente vela a sus muertos y mira con desconfianza al extranjero que vino para ayudarlos. A sus creencias erróneas les sobran los motivos, son la suma de experiencias desastrosas y de una ignorancia sistémica de la que no son responsables.  En las grandes ciudades del mundo desarrollado, se alimenta el pánico a la invasión del virus desde otro continente. En la penumbra del bar de una librería, en Palermo Hollywood, una mujer de treinta y pico se sienta frente a un auditorio de adolescentes tardíos. Viste una túnica negra, tiene el cabello largo y lacio. Parece Morticia Adams. Enciende una vela artesanal y un par de sahumerios, huele a benjuí. Va a leer sus poemas en una ceremonia autocelebratoria. Antes, les pide a todos que se pongan de pie y se tomen de las manos en alto, y dice: “ Somos la consciencia crítica del mundo, la fuerza que lucha por volver a la naturaleza. Enviemos nuestra energía para detener a la peste y a la conspiración de los mercaderes que esconden los remedios para aliviarla”. Una tontería, muestra de la ignorancia cómoda y hueca con la que algunos interpretan el mundo. Un mantra que les permite creer que hacen algo cuando no hacen nada; que son solidarios cuando no pueden salirse de sí mismos. Me conmueven las creencias erróneas de la gente de Meliandou porque les sobran las causas para tenerlas y porque pagan en sus propios cuerpos el precio de ese error. En Palermo Hollywood, en cambio, sostienen falsedades equivalentes, cuyo único motivo es el elogio de la conjetura, el ejercicio de la ignorancia sistemática, y la arrogante verborragia de quien no arriesga nada y no sabe cerrar la boca. Ninguna teoría conspirativa estimula el cuidado, ninguna fantasía de curas milagrosas, ni la opinión sin fundamento de los idólatras de “lo natural” o los fundamentalistas de la sospecha, ofrecerá alternativas, si la enfermedad se extiende. Jamás, en la historia social de las epidemias, la medicina pudo por sí sola contener ninguna. Es hora de la vigilancia responsable, de la educación preventiva y de la solidaridad civil activa.

Referencias:
Ébola — Underscoring the Global Disparities in Health Care Resources Anthony S. Fauci, M.D. The New England Journal of Medicine Agosto 2014 http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMp1409494?query=featured_home
Ébola — A Growing Threat? Heinz Feldmann, M.D. May 7, 2014DOI: 10.1056/NEJMp1405314
Alerta y Respuesta Mundiales (GAR) OMS
Ébola: An Opportunity for a Clinical Trial? BMJ 2014; 349 doi: http://dx.doi.org/10.1136/bmj.g4997 (Published 06 August 2014)
El ébola ya ha matado a más de 60 médicos y trabajadores sanitarios en este brote. http://esmateria.com/2014/08/04/el-ebola-ya-ha-matado-mas-de-60-trabajadores-sanitarios-el-8-de-todas-las-victimas/
Ebola. Fever Rising. The Economist. Bausch DG, Schwarz L (2014) Outbreak of Ebola Virus Disease in Guinea: Where Ecology Meets Economy. PLoS Negl Trop Dis 8(7): e3056. doi:10.1371/journal.pntd.0003056
El pánico por la epidemia de ébola dispara los anuncios de falsos remedios: El País, Madrid; 17 agosto 2014
Dejad de preocuparos por el ébola (y empezad a preocuparos de lo que significa) http://www.huffingtonpost.es/adam-c-levine/dejad-de-preocuparos_b_5678586.html?utm_hp_ref=tw
*Este texto fue publicado anteriormente en la revista ANFIBIA


 

 

 
Ébola, víctimas, héroes y charlatanes | Segunda parte
Los remedios falsos y la ignorancia ilustrada
Relato
El callejero
Nuevas reflexiones sobre la medicina actual
La avalancha tecnológica y sus consecuencias
Nuevo libro: Florencio Molina Campos, un pintor para el asombro
La esencia del Martín Fierro en la obra de Molina Campos- Segunda parte
Un libro recomendable
Bonaria Urrai, una mujer piadosa
La "muerte digna"
Homenaje a Brittany Maynard
Poesía y Psicoanálisis
Fredo Arias de la Canal. ¿Qué es el Psicoanálisis literario?. De la Filosofía al protoidioma. La personalidad metafísica del poeta
   
 
 

(*) Daniel Flichtentrei es médico cardiólogo, Jefe de contenidos médicos de IntraMed.net y miembro estable del Consejo Editorial de este suplemento. Correspondencia a: aflichten@intramed.net


 
 

 

 

   
  Versión web 2.0
Medicina & Cultura es un suplemento de Clínica-UNR.org
© 2007 - 2011 Todos los derechos reservados
 
x