Arte y Naturaleza humana

 
 
El Principito de Antoine de Saint-Exupéry

Por Carlos Guido Musso y Paula Enz (*)

 
 

 
 

El principito es un niño que vive en un pequeño asteroide volcánico donde se dedica a cuidar a su compañera, que es una bella rosa. Un día decide recorrer el universo y es durante dicho viaje cuando arriba a la Tierra. Conoce a varios personajes, uno de los cuales, el zorro (sabio), le enseña el verdadero sentido de la responsabilidad (darle vida a los valores), haciéndole notar que el tiempo que él dedica a cuidar a su flor, su responsabilidad hacia ella es, en definitiva, aquello que la hace importante.

En esta oportunidad, analizaremos la novela de Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944), con el fin de explorar otro de los aspectos de la naturaleza humana: la responsabilidad.

Argumento

El narrador comienza su relato describiendo un episodio de su infancia durante el cual un dibujo imaginativo hecho por él, éste es, una boa digiriendo a un elefante, no llega a ser comprendido por los adultos, quienes lo interpretan erróneamente como el dibujo de un sombrero. La anécdota deviene entonces un alegato acerca de la estrechez de la perspectiva adulta de las cosas. Ya siendo un adulto, el narrador se ha convertido en piloto y, debido a una avería de su avión, debe aterrizar en el desierto. Allí se encuentra con un niño: el principito. Para su sorpresa y agrado, cuando el piloto le muestra su viejo dibujo de la boa, el principito lo interpreta correctamente. El niño le cuenta que viene de un pequeño asteroide volcánico, al cual cuida, de igual forma que lo hace con su compañera: una bella y caprichosa rosa. Un día decide recorrer el universo y así viaja a otros planetas donde conoce a adultos que viven encerrados en las prisiones mentales de la angustia, la codicia y la absurdidad. Luego, llega a la Tierra, donde encuentra un jardín de rosas, lo cual lo entristece al comprobar que su flor no es única en el universo. Sin embargo, conoce al zorro (sabio), quien le explica que –contrariamente a lo que en apariencia se creería (lo esencial es invisible a los ojos) – su flor es, realmente, muy exclusiva, pues los cuidados y el afecto que él le ha prodigado, todo ese tiempo, lo han ligado a ella, haciéndolo responsable por ella (eres responsable de tu rosa) y, así, la han tornado única. Finalmente, el principito decide que ya es tiempo de partir, se despide de su amigo, y la picadura de una serpiente, al liberar su alma, le permite emprender el viaje de regreso. A la mañana siguiente, el aviador intenta en vano encontrar el cuerpo del niño. Comprende, entonces, que el principito en realidad no ha muerto, y guarda la esperanza de volver a verlo.

Ejemplos en el texto

– Adiós –dijo el zorro–. He aquí mi secreto. Es muy simple: no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos…

– El tiempo que perdiste por tu rosa hace que tu rosa sea importante…

– Los hombres han olvidado esta verdad –dijo el zorro–. Pero, tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Eres responsable de tu rosa…

La responsabilidad: su esencia y fin

La responsabilidad (del lat. respondere ) consiste en dar respuesta activamente al llamado de los valores, otorgándoles vida con su práctica. Dado que los hombres son seres de encuentro y su comunión se materializa merced a los lazos que tienden entre sí, dichas relaciones sólo pueden crecer y consolidarse a la luz de los valores, los que cobran vida mediante el ejercicio de un accionar responsable. De ahí que la responsabilidad sea vital en pos de preservar el entramado social. Ser responsable trasciende el mero hecho de cumplir con los deberes (obedecer): consiste en actuar reflexivamente, bajo la guía de los valores, y habiendo tomado previamente la debida distancia respecto de la coacción externa (modas, prejuicios, opiniones). Por eso, la obediencia sólo es ética en el seno de la responsabilidad. Concluimos entonces que El principito , de Antoine de SaintExupéry, constituye una excelente oportunidad para explorar los fundamentos de la responsabilidad.

Bibliografía

- Ferry L.; La sabiduría de los mitos ; Buenos Aires: Taurus; 2010.

-Kusenberg K.; Antoine de Saint-Exupéry in selbstzeugnissen und bilddokumenten; Hamburg: Rowohlt; 1958.

- López Quintás A.; El libro de los valores ; Buenos Aires: Puerto de Palos; 2003.

- Saint-Exupéry A. El principito ; Barcelona: Arquímedes

Este artículo fue publicado en la Rev. Hosp. Ital. Buenos Aires; Vol 34 | Nº 1 | Marzo 2014

 


 

 
 
 

Carlos Guido Musso y Paula Enz ((*) Carlos Guido Musso es Médico especialista en Medicina Interna, Geriatría y Nefrología Doctor en Medicina. Universidad de Salamanca. España (2011) Médico de Planta del Servicio de Nefrología. Hospital Italiano de Buenos Aires Docente de Nefrología de la Universidad de Buenos Aires y del Instituto Universitario Escuela de Medicina del Hospital Italiano de Buenos Aires Director de los cursos “Comunicación en Medicina” y “Semiótica Médica” del Instituto Universitario Escuela de Medicina del Hospital Italiano de Buenos Aires. Miembro del Comité de Bioética del Hospital Italiano de Buenos Aires y del Consejo Académico de Ética en Medicina Servicio de Nefrología, Hospital Italiano de Buenos Aires.

( /*) Paula Enz



 
 

 

 

   
  Versión web 2.0
Medicina & Cultura es un suplemento de Clínica-UNR.org
© 2007 - 2011 Todos los derechos reservados
 
x