Relato - El mito de una mente sin cerebro

 
 
Acerca de la ignorancia ilustrada

Por Daniel Flichtentrei (*)

 
 

 
 

La madre de una paciente de diecinueve años internada por su primer brote esquizofrénico (grave y con autolesiones) tramita su alta ante un juez. Cree que el diagnóstico es un modo de estigmatización que culpabiliza al "diferente" y advierte a los médicos para que se abstengan de emplear drogas antipsicóticas. Conversé con ella. Es una mujer inteligente y ama a su hija. Tiene una idea conspirativa del mundo. Es relativista extrema, desconfía de las clasificaciones y de la medicina. Cree que todo es una "construcción", que no hay hechos sino interpretaciones. Ha bebido el jarabe de burguesía ilustrada desde su adolescencia. Ahora, regurgita versiones degradadas de Nietzsche, de Foucault y de Lacan, tamizadas por varias décadas de fracaso personal. Piensa que no se trata del cerebro de su nena, sino del mundo de mierda en que le ha tocado vivir. No entiende que ese mundo necesita ser procesado -para ser "vivido"- por un órgano complejo y misterioso. Que no hay pensamiento ni hay experiencia sin él. Se resiste a admitir que los problemas clínicos que su hija presenta no niegan la calamidad del mundo. Cree que la ciencia es una "opinión", el diagnóstico una sentencia judicial y la farmacología un comisario político. Es una buena persona. Pero está dispuesta a sacrificar la salud mental de su hija para salvar su versión ignorante de las cosas. La comprendo. Pero no estoy seguro de que tenga derecho.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 
 
 

(*) Daniel Flichtentrei es médico cardiólogo, Jefe de contenidos médicos de IntraMed.net y miembro estable del Consejo Editorial de este suplemento. Correspondencia a: aflichten@intramed.net






 
 

 

 

   
  Versión web 2.0
Medicina & Cultura es un suplemento de Clínica-UNR.org
© 2007 - 2011 Todos los derechos reservados